Make your own free website on Tripod.com

BIENVENIDO VAIMACA (Pirú, Perú o Perico), YA ESTÁS EN TU TIERRA


El pasado viernes el cacique charrúa se reencontró con su gente. Con escenas de emoción por parte de muchas personas que sentían verdaderamente este reencuentro con nuestras auténticas raíces.

A las 14 horas, tal como estaba previsto, el cortejo partió de la Base Aérea Nro. 1, a gran velocidad cruzó Montevideo, para llegar con diez minutos de adelanto al Cementerio Central. Allí, una importante cantidad de personas irrumpieron en un aplauso de saludo y un clima de altísima emoción atrapó el instante en que la banda irrumpió en un saludo de homenaje.

Muchas personas permanecieron "del otro lado del vallado policial", respondiendo a la convocatoria de I.N.D.I.A. y otras organizaciones que de esta manera, respetuosamente, querían señalar su discrepancia con ese destino final y exigir criterios de conservación.

Pero, toda sociedad humana se fortalece con los distintos puntos de vista. Lo verdaderamente importante es que ya está en su tierra. Y que este lunes, comienza otra historia.


NUESTRO AGRADECIMIENTO. Queremos expresar nuestro profundo agradecimiento al Comité Central Israelita, Organizaciones Mundo Afro, Comisión de Seguimiento de los Compromisos de Beijing, quienes permanecieron con nosotros "del otro lado del vallado", en una clara muestra de solidaridad con nuestros planteos y entendiendo que nuestra actitud no era de enfrentamiento sino para establecer una discrepancia. También al director teatral Alberto Restuccia (creador de "Salsipuedes") y su compañera María Moreno. Al edil Uberfil Hernandez, edil Prof. Mario Cayota, edil Coitiño. Además recibimos el respetuoso saludo del Prof. Eduardo Acosta y Lara, Prof. Renzo Pi Hugarte, Prof. Mena Zegarra. Pero hay dos hechos que deben ser particularmente subrayados. Primero la actitud del diputado Sebastían Da Silva que cruzó expresamente el vallado para expresar su saludo. Y, lo más importante - que requerirá un comentario aparte - la presencia del Lic. Arturo Toscano y la Lic. Leticia Cannella, quienes tuvieron una actitud muy digna y altiva en defensa de la conservación.

También nuestro agradecimiento por todas las muestras de apoyo, incluso hasta días después, recibidas por nuestra resolución de respetuosamente abstenernos a participar en los actos oficiales. Obviamente lo hicimos no solo en defensa de la coherencia, sino también en representación de todas las distintas opiniones que hay en el país respecto del destino final del cacique charrúa. Las propias palabras pronunciadas por el Canciller de la República en la oportunidad abre la posibilidad a modificar la resolución de que permanezcan en el Panteón Nacional.

INTENSA ACTIVIDAD, AUSPICIOSOS RESULTADOS. Las horas previas al arribo de Vaimaca requirieron de una intensa actividad por parte de nuestra organización. Habíamos recibido la información que el esqueleto de Vaimaca iba a ser desarmado e introducido en una urna construida en base a simples criterios estéticos y nadie tenía conocimiento que algún técnico supervisara esta acción. Por tal razón el lunes a la mañana nos constituimos en el Ministerio de Educación y Cultura a plantear nuestra preocupación, mientras paralelamente entrábamos en contacto con el Prof. José López Mass (Director del Area de Antropología de la FHCE) y la Dra. Mónica Sans (de la Cátedra de Antropología Física). El viernes anterior investigadores y docentes del Área de Ciencias Antropológicas de Facultad de Humanidades emitían un comunicado (ver aparte) En el MEC se nos aseguró que se respondería a la "tutela técnica" que I.N.D.I.A. y los científicos requerían. Otra actitud que merece ser destacada fue la del Lic. Arturo Toscano, Director del Museo Nacional de Antropología, quien no midiendo cualquier posibilidad de consecuencia sobre su propia persona comenzó públicamente a exigir garantías de conservación de los restos, pero no los reclamaba para el Museo, reclamaba porque no se podía permitir que lo que los franceses habían conservado durante 170 años aquí se degradara.

Pocas horas antes del arribo de los restos a nuestro país recibimos la comunicación confirmándonos que la Dra. Mónica Sans se haría cargo de la solicitada "tutela técnica", lo que comenzó a descomprimir la situación, asegurándose que no habría ninguna manipulación sin su presencia y que, en principio, no se utilizaría la referida urna.

En los hechos la Dra. Sans, en la propia Base Aérea, el 17 fue convocada para "hacer el reconocimiento de que los restos habían llegado bien. Lo hice, están perfectos, salvo algunas perdidas anteriores (2 dedos pies, alguna pieza dentaria)", según nos expresó. También que se autorizarían estudios de ADN.

EL COMUNICADO DE LOS INVESTIGADORES. Como hemos dicho, la preocupación se extendió a los académicos que emitieron el siguiente comunicado: "DECLARACION A PROPOSITO DE LA LLEGADA DE LOS RESTOS DEL CACIQUE CHARRUA VAIMACA PERU - Montevideo, 15 de julio de 2002.- En ocasión de la llegada de los restos del cacique charrúa Vaimaca Perú, los docentes e investigadores del Area de Ciencias Antropológicas, de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República, consideramos necesario expresar que somos sensibles ante este hecho, por su importancia simbólica y científica. Asimismo, llamamos la atención sobre el interés científico que estos restos tienen, ya que son los únicos identificados con certeza como charrúas. Por esta circunstancia, ya que han sido conservados adecuadamente por 165 años, advertimos al respecto de la necesidad de asegurar que permanezcan en el mismo estado, a fin de que las futuras generaciones tengan la posibilidad de estudiarlos." I.N.D.I.A., consciente de la necesidad de no perder un minuto, se encargó inmediatamente - con la debida autorización - de distribuirlo a la prensa por medio de su Departamento de Comunicaciones.-

EL LARGO CAMINO DE REGRESO. En hechos que quedarán para la anécdota recordamos algunos de ellos. En el acto del Día del Indio (11 de abril) habíamos anunciado a la prensa en general que el retorno de los restos de Vaimaca se producirían en julio. En efecto, en principio iban a llegar el domingo 7, fecha en la que no se encontraba en el país el Ministro Mercader, por tal razón se postergó en principio para el domingo 14, pero finalmente se estableció el 17, y como llegaba de noche en vísperas de un feriado, se disponía que serían trasladados el viernes 19 (tal como ocurrió) También estuvo previsto, durante algunas horas, que serían velados en el Palacio Legislativo con un acto que encabezaría el vicepresidente de la República, Luis Hierro López. Tal como pudo observarse finalmente se realizó un acto cargado de sentimiento, respetuoso, pero también con la necesaria austeridad. Las palabras del Canciller Operti y del Ministro Mercader fueron unificadoras y dando claras señales de posibilidades de futuro, y que habían interpretado todo lo que debimos movilizarnos en los últimos días. El Dr. Mercader cometió una "gaffe" cuando expreso: " Misiajalaná, Vaimaca" indicando que quería decir "duerme tranquilo, Vaimaca"; en realidad estaba diciendo, en lengua charrúa: "Estate quieto, Vaimaca". (1) 
También las palabras del Ministro de Cultura reconocían finalmente que este retorno se debía a un cambio de actitud de la dirección del Museo del Hombre refiriéndose a la "nueva ética" de los Museos (e indirectamente reconociendo que en estos días esa institución esta reintegrando también otros restos a otros países) Según publico "La Republica": "Por su parte, el ministro de Educación y Cultura, Antonio Mercader, señaló que los estudios sobre bioética conllevaron a un nuevo respeto por los restos humanos y por la dignidad de la persona humana. "Este nuevo criterio ha llevado al gobierno francés a restituir restos de personas para que tengan una digna sepultura y no para ser exhibidos en museos", manifestó Mercader."
(1) Esta expresión se conservó según las versiones de Benito Silva, quien incuestionablemente la traduce como "Estáte quieto", y según la recopilación efectuada por Aníbal Barrios Pintos.

UNA ACLARACION NECESARIA. Muchas personas nos consultaron porque al momento de recibir a Vaimaca no lo hicimos con las banderas de nuestra organización y que ningún integrante luciera algún tipo de distintivo. Coherentes con el proceder que ha caracterizado a I.N.D.I.A. no quisimos que primara el afán de protagonismo. El instante correspondía a todos, absolutamente todos los uruguayos. No era un instante exclusivo de los descendientes de indígenas (como siempre decimos, privilegiar exclusivamente nuestro carácter de descendientes de indígenas sentaría un peligroso antecedente de connotación o privilegiación étnica) Allí todos los integrantes de I.N.D.I.A. estuvimos como simples ciudadanos comunes; lo que merecía todo el homenaje y el reconocimiento era el retorno de Vaimaca.

PEQUEÑOS GESTOS, GRANDES SENTIMIENTOS. Esteban Stancov nació en Rusia en 1927. Llegó a Uruguay a los tres años de edad. Fue vendedor de caramelos en los tranvías, lustrabotas, zapatero, monteador y carbonero. "Pane", su nombre original ruso, conoció al Indio Sena, viejo luchador por la divisa blanca, trabajador en múltiples oficios y maestro en el vivir. Es escritor, obtuvo el 1er. Premio Bartolomé Hidalgo en 1990. El viernes se nos acercó calladamente, se presentó y nos dijo: "La forma de agradecerles todo lo que están haciendo es obsequiándoles este libro. Se llama "El pardo Sena" pero debía llamarse "El indio Sena". Yo lo conocí al indio Sena, viajé con él por todo el Uruguay y por Entre Ríos. Era indio, era sabio, era bueno. Mucho le debo a el de lo que se y aprendí a querer esta tierra. Es un humilde agradecimiento por no dejar morir la memoria de "nuestros" indios..." Otros, también marcando que estaban "de este lado del vallado" acercaron poemas, y mucha energía. Pequeños gestos, grandes sentimientos que comprometen a seguir trabajando con seriedad, responsabilidad y respeto.


MENU PRINCIPAL MENU ANTERIOR